lunes, 4 de julio de 2016

torta cítrica | limón paraguayo

No puedo resistirme cuando veo un cartel de un cítrico que no es limón, mandarina, naranja o pomelo... Me paso con las limas dulces, con estos pomelos extra rubi, y ahora con estos mini limoncitos naranjas, o mandarinas bebé.


Ni siquiera las vi en una verdulería, y ni siquiera pensaba hacer un budín.
Pero vi el cartel, camine 3 pasos, y tuve que volver y comprarlas.
Limón paraguayo, me dijo la florista. Naranja de color, pero ácido como un limón, pero con mucho más jugo.


Cuando mostré mi hallazgo, Piei me dijo que cuando era chico, en el jardín de su casa había un árbol, para ellos era mandarina bebé.
Entonces agarré un librito nuevo de pastelería con frutas, elegí una preparación fácil, y reemplacé las sugerencias tradicionales de limón y/o naranja, por estas miniaturas.


Super minis, super llenos de jugo, y también de semillas. Muy ácido, pero en el fondo dulce, no como un limón.
Pero definitivamente no es una fruta para comer. Serviría para una limonada de color, una vinagreta, para las milanesas, o para algún postre. O torta!

jueves, 23 de junio de 2016

chocolate almond situation | un manjar que te pone en problemas

Sigo con la propuesta de Deb en Instagram de cocinar todos los meses de un libro diferente.
A veces se torna un tanto complicado encontrar las recetas online (espero que toque algún libro que sí tenga!), pero a la larga aparecen... a veces pocas, muy pocas.
Pero si las que aparecen son como esta, por mí que aparezcan así de pocas!


Este mes el #rainydaybitescookbookclub eligió el libro Zahav: a word or israeli cooking, de Michael Solomonov.
En amazon está el índice. Por supuesto que de solo leerlo se te hace agua la boca, y a mí los ojos se me fueron al título de este postre. Debe ser la receta menos regional de todo el libro: almendras y chocolate, cocina de cualquier parte del mundo.


En fin... El resto del índice es maravilloso, y te dan ganas de probar todo! En mi lista? El arroz persa y el caldo de zapallo y fideos, entre cantidad de preparaciones con carne que parecen caídas del cielo.
Además, si miran el # del reto en instagram van a ver de que les hablo: brochettes, hummus, pan pita... de-li-cia.


Por ahora, como caída del cielo, me cruce con esta receta que pasa a ser número 1 en cuanto a tortas fáciles de chocolate. Es de esas que a pesar de saber que es puro chocolate (se ve en el color), no podes parar una vez que comiste el primer pedacito. La famosa torta: no paro hasta no ver el plato vacío.


Una receta que hay que probar y guardar en la primer página del recetario.

lunes, 13 de junio de 2016

chocolate silk pie | la torta express por excelencia

Hay veces que te caen recetas del cielo. O de whatsapp.
Resulta que cada tanto recibo un tweet, un whatsapp, o algún tipo de mensaje con esas recetas que sabes que tenes que hacer ya.


Me paso con esta riquísima torta de chocolate, la fritanga más rica del mundo, y ahora esta.
Que además de no poder parar de imaginármela mientras leía la receta, no podía creer lo express que era.


No hace falta aclararlo. Parece un postre super sofisticado, y no hace falta que nadie sepa que estuvo listo en un par de pasos!
Una receta para tener como as bajo la manga, cuando tenes que hacer un postre/torta en menos tiempo del esperado.


Además rinde muchísimo (se supone que), porque es del tipo bomba! Así que todos piden chiquitito (pero si son de los míos, chiquitito dos o tres veces, y se termina más rápido que volando!).


Ideal para aprovechar el fin de semana largo sin pasarse horas en la cocina, pero teniendo con que agasajar a papá en su día!

lunes, 30 de mayo de 2016

polvorones | muchas nueces para estas masitas

Este mes, el #rainydaybitescookbookclub se me puso difícil.


Fueron dos libros los seleccionados, de un mismo autor, que a su vez tiene muchos más libros y un programa de televisión, entre otras cosas. Todo alrededor de la comida mejicana.


No encontré ninguna receta (de las pocas online) de los dos libros en cuestión que me convenciera 100%. Pero me crucé en el camino, con una del programa de televisión del mismo nombre de uno de los libros... y bueno... no será la consigna, pero era una receta ideal para estos días lluviosos y frescos, para tomar unos mates y comer... ya que el clima así lo dicta.


Los libros propuestos para este mes fueron Mexico, one plate at a time y Frontera (margaritas, guacamoles & snacks), ambos de Rick Bayless. El segundo, sólo de ver el título, me da frío!
Me encanta esta propuesta de Deb, porque aunque no tenga todos los libros, me hace buscar a los autores, y empezar a cruzarme con muchas recetas tentadoras, que voy guardando para probar, y que de otra manera quizás no las encontraría.


Estas galletitas no son la gran novedad. Pero son de esas cosas que si no son por un reto como este quizás las pasamos de largo, por lo común o lo poco originales. Mal, muy mal.
Fáciles, nada pretenciosas en su aspecto, y muy ricas. Clásica masita de abuela, que debe venir de nuestra parte europea, sobre todo porque hay versiones españolas e italianas a rolete.


Simples ingredientes, bien combinados, y una merienda memorable.

viernes, 20 de mayo de 2016

alcauciles con manteca de tomillo | #frd2016

Ya pasó todo un año. Y otra vez, la iniciativa de Jamie Oliver para comer mejor nos convoca a compartir.


El Food Revolution Day de este año me encontró con una cosa rara: alcauciles en otoño. El alcaucil es mi preferido. No puedo evitar verlo y comprarlo, sea la temporada que sea.


En casa siempre se comió alcaucil: de la manera más fácil y básica: hervidos, aceite, vinagre y mayonesa, y mojar las hojitas.
Además de ser delicioso, era muy entretenido comerlos. Todo un evento.


En la olla de casa entraban unos 6 o 7. Eramos 5. Imagínense como nos peleábamos por los dos extras!
Volviendo a la actualidad, alcauciles en mayo, no importó nada, y me compre dos.


Del #rainydaybitescookbookclub de marzo, me había quedado en el tintero una receta que me crucé de casualidad: simples alcauciles hervidos, con una salsita distinta.


Nada mejor que aprovechar este día de festejos en la cocina, con una receta deliciosa, y que pasa al top ten de los alcauciles.