sábado, 21 de enero de 2017

tarte tatin sorpresa | una combinación explosiva

Apenas lees tarte tatin pensas en el postre, o no? La sorpresa te haría suponer una fruta diferente a la manzana, un caramelo innovador, otro tipo de masa... Pero no, la sorpresa está en todas y cada una de sus partes y, sobre todo, en que no es para el postre.


Caty Pol publicó recientemente esta receta, del famoso chef Ottolenghi, una personalidad indiscutida en la cocina contemporánea.


Leer los componentes de esta tarta es un camino de ida: renglón que avanzas, renglón que te preguntas por qué no estoy en mi casa para prepararla YA?!


Y es que con ingredientes tan comunes y cotidianos como papa y tomate, no podes dejar de pensar como será el resultado final.
Obviamente, el resultado final es delicioso, una explosión de sabores, combinados maravillosamente.


La receta tiene varios pasos, pero todos se pueden hacer por separado, y el doble de lo que pide la receta ya que estamos.


No solo para hacer una tarta más grande, cosa que haría sin dudarlo (principalmente porque no tengo ninguna tartera de 22 cm, y se me complicó un poco el tema), sino porque todos los ingredientes separados sirven para infinidad de preparaciones.


Una joyita del libro Plenty, de Yotam Ottolenghi.


Tarte tatin sorpresa (adaptada de Plenty)

Ingredientes:
200 gramos de tomates cherry
500 gramos de papines con piel
1 cebolla grande en finas láminas
Aceite de oliva
40 gramos de azúcar
10 gramos de manteca
Orégano fresco
150 gramos de queso de cabra duro (no conseguí, le puse un queso normal)
1 disco de masa para pascualina (de hojaldre)
Sal y pimienta

Procedimiento:
1. Precalentar el horno bajo. Cortar los tomates por la mitad y colocarlos en una asadera con oliva, con la piel hacia abajo. Rociarlos con un poco más de oliva, sal y pimienta. Hornear 30/40 minutos.
2. Mientras, cocinar los papines en agua hirviendo con sal, hasta que al pincharlos estén tiernos pero firmes, aproximadamente 25 minutos. Escurrir y dejar enfriar. Cortar a la mitad. También pueden ser papas chicas, que una vez cocidas hay que cortar en tajadas de 2 cm.
3. Cocinar la cebolla en una sartén bien caliente con oliva y un poco de sal. Revolver para que no se queme/pegue, hasta que esté bien dorada, casi caramelizada.
4. Colocar papel manteca en la base de un molde de 22 cm de diámetro. Mis tarteras son todas mucho más grandes. Lo único que se acercaba al tamaño fue una tortera desmontable de 24 cm, la cual tuve que forrar con papel aluminio para que el caramelo no se escape por el aro desmontable... La próxima preparo más vegetales y hago una tarta más grande.
4. Preparar el caramelo con la manteca y azúcar, revolviendo siempre con cuchara de madera, hasta tener un caramelo oscuro pero aún líquido. Verter en la tartera y distribuir por toda la base. Me costó bastante distribuirlo, pero con el calor de la cocción se termino de distribuir por todas partes.
5. Cubrir el caramelo con las hojitas de orégano, luego las mitades de papines, lado cortado hacia el molde, lo más apretadas posible. Entre los huecos de las papas, colocar los tomates y las cebollas. Salpimentar a gusto. Cubrir los vegetales con fetas de queso.
6. Colocar la masa, intentando meter un poco en los laterales (como una tatin tradicional).
7. Cocinar en horno medio hasta que la masa esté completamente dorada, aproximadamente 30 minutos.
8. Desmoldar con mucho cuidado pero rápidamente, para que el caramelo no se endurezca y se pegue demasiado. La forma más fácil es tapar la tartera con un plato grande, e invertir con la ayuda de un repasador para no quemarnos.
9. Servir caliente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada