miércoles, 21 de junio de 2017

shortbread de rosa mosqueta | #cookiesandkindness

Que suerte que hay excusa más que válida para prender el horno 24/7!
Así, el repertorio de galletitas que tengo dando vueltas, y las que se van sumando mes a mes, no tienen que esperar a que el calor, el ventilador, y la mar en coche, funcionen correctamente.


Las galletitas de este mes que comparte Dorie para cocinar y compartir, son muy originales.
Originales en el sabor y en la forma. Me encanto! Una gran galleta gigante, marcada en porciones, que se parten y comparten, y se vuelven a armar.


Hasta termina siendo una merienda lúdica.
La receta original era con té de hibiscus (que estoy 99% segura que se consigue en dietéticas o en el barrio chino). Pero tenía dos saquitos de té de rosa mosqueta, y las rositas de la torta persa, asi que ni me molesté: prendí el horno y las hice de "otras" rosas.


Riquísimas, y muy vistosas.
Batan, amasen, horneen y compartan! #cookiesandkidness

jueves, 15 de junio de 2017

arrollado de nuez

Seguimos con los sabores del medio oriente.
De nuevo para el #rainydaybitescookbookclub, pero de un libro nuevo: Unforgettable, de Paula Wolfert.
Paula Wolfert es la cocinera que introdujo, hace muchos años atrás, los sabores mediterráneos y del medio oriente a la cocina diaria de los estadounidenses.


Cuando surgió la idea de recopilar su trayectoria y sus vivencias en base a entrevistas y recetas, ella y su entrevistadora/editora/interlocutora, se encontraron con un NO rotundo de parte de grandes casas editoriales.
La cosa es que Paula empezó a desarrollar Alzheimer, y nadie daba 2 pesos por su historia. Entonces decidieron hacer el libro con crowdfunding, como estos maravillosas frascos que cierran al vacío, o el grandioso Cocinar y Dibujar.


Así que, con el libro recién salido del horno, Deb nos retó con dos recetas. La primera, este arrollado de nuez, que por supuesto, fue con nueces de Catamarca de Ale.
El pionono es muy húmedo e hiper frágil. Se me rompió en 3 partes; así y todo, logré enrollarlo y aprisionarlo bien con film, y nadie noto la diferencia (excepto por una vuelta del espiral que se va para otro lado 😂).


Receta relativamente sencilla, muy rica y perfumada, y sin TACC.
Es ideal para el día del padre. Y para eso está en el freezer aguardando!

jueves, 8 de junio de 2017

pollo al horno con harissa, papas, puerros y yogur

Segunda receta de mayo del #rainydaybitescookbookclub.
Como el dutch baby, la receta es de Melissa Clark, y su libro Dinner.


No soy fan del picante, no me gusta cuando termina tapando todo lo demás... además de que me molesta al paladar, no le encuentro la gracia. Condimentamos, llenamos de especias, cocinamos rico, y después le metemos una salsa que pica y tapa todo eso? Para que?


Bueno, la harissa es una salsa picante. Y ni idea de que sabor podría llegar a tener. Lo única que sabía es que es a base de pimientos (chiles), de distintas intensidades de picor.
Todo lo demás de la receta, inclusive un picante moderado, me atraía. Pero, por que podría reemplazar la harissa? Curry? Tabasco? Tendrán algo que ver?


Me había encaprichado con hacer este pollo sabroso pero fácil. Me encanta meter todo en la asadera y chau, volver en 40/60 minutos.
Entonces me puse a googlear harissa. Y resulta que se vende envasada, pero también se puede hacer!
Así que me fui al barrio chino, agarre un par de ajíes disecados de cada tipo que había, aproveché y compre eneldo y menta (que también lleva la receta), podría haber comprado las especias, pero ya la tenía, e hice harissa casera siguiendo la receta de Smitten Kitchen.


Y ahí si, estaba lista para hacer el pollo.
Probar la harissa del tarro directo fue demasiado! Pero en las preparaciones queda fantástica!
Y el pollo, una delicia!

lunes, 5 de junio de 2017

torta persa | de nueces, cardamomo, rosas y pistachos

Me crucé con la foto de esta torta en instagram, y no pude no hacerla.
No solo la combinación de sabores parecía increíblemente rica, sino la decoración y a la vez sencillez la hicieron grabar en mi memoria.


Mientras analizaba mentalmente que día tenía tiempo de ir al barrio chino a comprar las rositas deshidratadas, mi amiga Ale de Alma Calma me avisó que venía de visita.


Quedamos en ir a tomar un café, que se transformó un un breve encuentro de paradas, mientras me contaba su nueva vida de pocos meses en Catamarca, y me obsequiaba una bolsa... llena de nueces recién cosechadas!


Con ese paquete en una mano, y la agenda mental en la otra, no pude esperar más y fui por las rositas.
Sabía que esas deliciosas nueces eran para esta torta.
La receta original es con almendras, pero si googlean frutos secos persas, las nueces están a la cabeza. Es más, las nueces comunes son conocidas como nueces persas.


Y conseguí las rositas en el barrio chino. No había vuelta atrás. La torta iba a ser de nueces catamarqueñas.
Es una torta super húmeda, por la harina de frutos secos, y muy delicada en sus sabores combinados: agua de rosas, cardamomo, limón y pistachos.


La recomiendo muchísimo. Además no puede ser más sencilla de decorar y más vistosa. Es LA torta para quedar bien.