martes, 27 de diciembre de 2016

tarte au citron | el postre ideal para año nuevo

Y de vuelta, casi sin darnos cuenta, año nuevo está acá nomás, unos pocos días y cambiamos de almanaque...
Aunque probablemente es lo único que cambie. El domingo seguiremos comiendo y tomando, y el lunes será un lunes más, pero con el 17 detrás.


Cada año los días pasan más rápido, duran menos o no se que, pero definitivamente, no alcanzan para nada. Así que, para no perder más tiempo en los últimos días que nos quedan de este 2016, me puse a pensar en un postre ideal para el 31.
Los días de pan dulce y frutas secas ya pasaron (la semana pasada 😂), así que para estos días, se me ocurre que una versión más fresca y veraniega será más que bienvenida como fin de cena/último postre del 2016.


Cuando llegan a mis manos limones de verdad, no puedo más que pensar en hacerlos postre. El sabor es abismalmente diferente a los que se consiguen a diario en la verdulería, y me encanta aprovecharlos en preparaciones que los destaquen.
El año pasado, con los últimos limones que pude acaparar, hice lemon pie, un clásico olvidado desde que tengo el blog... pero... no es de mis preferidos! Me encantan los postres con limón, pero al lemon pie le tengo que sacar esos kilos de merengue que lleva, porque: amo merengue seco - odio merengue blando (?).


Con los limones de este año, pensé en un clásico francés: tarte au citron, que podría traducirse en lemon pie sin merengue.
Busqué mucho una receta que me convenciera, que fuera realmente diferente, para no caer en mi lemon curd preferido y ya.
Finalmente, encontré en el blog de Caty la versión francesa por excelencia, la de Paul Bocuse. Y sí, si es de un chef francés, es la versión francesa, o no?


Un hallazgo que ya forma parte de los clásicos preferidos.
Además de delicada y refrescante, ideal para despedir el año en el calor.

domingo, 18 de diciembre de 2016

galletitas simil hombrecitos de jengibre | gingerbread men para niñas

La idea es genial: quiero hombrecitos de jengibre! Como los de la tele/fotos/internet... pero sin jengibre...


Que dilema! Entonces teníamos que hacer galletitas con la receta "preferida", con el molde de hombrecito, y que parezcan de jengibre...
Cambiamos el azúcar de las galletitas de manteca por azúcar rubio... y voilà!


Galletitas de jengibre sin jengibre!


Según el cortante que usen, pueden hacer adornos para el árbol, una guirnalda, accesorios para los moños de los paquetes...


Y el tema decoración es infinito! Nosotras teníamos un muñequito pequeño, así lo hicimos simple: botones con mini lentejas de chocolate, y después los atamos todos juntos, hicimos una guirnalda, la colgamos en una ventana, y después del brindis, tijera en mano, cada uno fue por la suya!


Y también nos sobró masa, así que la guardamos hasta la semana siguiente, e hicimos galletitas de jengibre de mentira para año nuevo! 😂



lunes, 5 de diciembre de 2016

budín de masa madre | makeover navideño

Navidad está a la vuelta de la esquina.
Y justo justo, se largó el calor con todo! Como todos los años, fue momento de decirle "chau" al pan dulce casero (amasar tanto con este calor, y que el tradicional siga siendo más rico? No, gracias!).


Buscando otros usos para la masa madre, encontré que también se la puede incluir en pastelería, y allí fui, a la primer receta que me guardé: coffee cake de limón y arándanos.


La primera que probé fue una pound cake de limón, y tuneándola para la mesa navideña, salió esta versión: de vainilla (mucha, para que se note de verdad), almibar, glasé de vainilla y nueces pecan escarchadas.


Una maravilla.
La masa es bien densa, bien de budín. Y nunca terminas lleno con pesadez... Será nomas que la masa madre favorece la digestión?


La cosa es que está re bueno, es super rendidor, y como es neutro, se puede adaptar a cualquier ocasión. Seguiré buscando recetas para no tirar tanta masa madre, y me parece que el lado dulce va a ser un camino de ida.



miércoles, 23 de noviembre de 2016

ideal para las fiestas | torta hrapoćuša

Hace un par de meses me cruce con esta torta en el reto Daring Bakers. Apenas la vi me encantó por su originalidad. La torta Hrapoćuša o Dolska.


Faltaba poco para el día de la madre, así que decidí guardarme la receta para ese día. Me pareció una torta ideal para las madres. No se porque, pero la vi y supe que tenía que guardarla para ese día.


Ahora llego la hora de compartirla en el blog, por que pensándolo mejor, la torta es ideal para las fiestas! En realidad, la torta ideal para nuestras fiestas sería una de crema helada de limón, o similar, no? Pero por más esfuerzo que hagamos, no podemos resistirnos a las frutas secas, y a los dulces!


El nombre impronunciable que tiene parece que proviene de unas cuevas de rocas que hay en la costa de Croacia, en la isla de Brač, donde nació la preparación.
Hoy en día, en un pueblito pequeño al lado de las montañas llamado Dol, todas las mujeres la preparan. Es una tradición y una atracción turística. Cada familia tiene su propia versión de la torta, y cada año, la matriarca de cada una compite en el festival Hrapoćuša, donde es elegida la mejor torta.


En The Recipe Hunters tienen un poco más de historia, y el paso a paso de una versión ganadora, de las manos de una señora de Dol!
Para mí terminó gritando navidad por los cuatro costados, así que acá les dejo la receta.

martes, 15 de noviembre de 2016

mix para cookies caseras | un regalo festivo

Este año desapareció. Así, literal. Paso tan rápido que todavía me acuerdo del fin de año pasado.
Y paso tan rápido que un proyecto que vengo pensando desde septiembre "total tengo tiempo", lo terminé resolviendo este sábado... y comiendo cookies de más, porque había que testear las recetas!


Creo que un regalo hermoso (no sólo para las Fiestas) es una caja llena de galletitas caseras. Mientras las hacemos, perfuman la cocina, y quien las recibe se siente más que feliz, no?


De esta idea surgió hace unos años el Sweet Swap que organizamos con Ro; también unos cuantos encuentros "galletiteriles" que organizábamos con Kelly en el BsAs Cookie Club; habernos anotado en masa haya lejos y hace tiempo al Great Food Blogger Cookie Swap; y tantas otras ideas que alguna vez se me habrán cruzado por la cabeza y nunca llegaron a destino por falta de tiempo.


Y la falta de tiempo es una contaste para todos... Por eso uniendo todos estos proyectos, ideas, y lo más importante, regalar galletitas caseras, se me ocurrió armar estos kits, con una premezcla para galletitas riquísima! Probé recetas todo el fin de semana, y esta me encantó, y sale super bien!


Ideales para regalar, regalarse, y volver a regalar! Porque después de recibir la premezcla y hornearlas, nuevamente se transforma en un regalo! Las galletitas hechas!


Por eso, en el kit incluyo todos los ingredientes (los mismos que uso yo en mi cocina), las instrucciones, y la caja reutilizable, con una hoja de papel de seda y un moño, para que una vez listas, las puedan envolver, decorar y volver a regalar!


Y viene todo listo para solo mezclar y hornear. En casa tenes que tener nada más que 100 gramos de manteca a temperatura ambiente y 1 huevo, y voilà, cookies tibias y caseritas!
Al final, de eso se trata: de cocinar y compartir! Como la genial idea de Dorie Greenspan y su cookies and kindness.
Espero que les guste la idea, y acá abajo les dejo la descripción del producto y como comprar.


Mix para cookies con chips de chocolate y sal - kit regalo
El kit para 2 docenas incluye:
*Mix de secos
*Mix de azúcares vainillados (con chaucha de vainilla de Magadascar)
*Chips de chocolate
*Escamas de sal
*Instrucciones
*Papel de seda y moño para reutilizar la caja para las masitas cocidas (entra 1 docena)
*Etiquetas regalo (fuera de la caja para regalar el mix, dentro de la caja para regalar las galletitas)
Se retira en CABA del 15 al 20 de diciembre, se envía sin cargo en CABA (consultar zonas), o se envía a cargo del comprador. Para envíos se abona por anticipado a través de transferencia bancaria.
Precio del kit: $200

martes, 1 de noviembre de 2016

nan-e-barbari | pan chato persa crocante y delicioso

Dejé la masa madre un ratito. Pero con esto de la masa madre y alguna que otra preparación dulce con levadura, empece a amigarme de a poco con el amasado.
Además, quería probar esta receta tal cual era: pan chato, con levadura, un glasé y semillas.


Una receta de las tantas que hay en el libro The Hot Bread Kitchen Cookbook, de la panadería Hot Bread Kitchen de Harlem, donde el foco principar esta puesto en panes y panificados del mundo, y cuya escuela entrena a mujeres inmigrantes y de bajos recursos, perfeccionando muchas veces sus recetas, o simplemente introduciéndolas en el boom del pan, para que luego puedan conseguir trabajo en las panaderías de moda, que en New York son tantas!


Una idea fantástica. Además, por las pocas recetas que pude encontrar online de este libro, y las otras tantas publicadas en el #rainydaybitescookbookclub, el compilados de panes que lograron es para pensar en instalarse e irse ro-dan-do! Uno más rico que el otro!


Me encantó la selección de Deb para el mes de octubre, no sólo porque conocí este proyecto, si no porque me permitió seguir haciendo pan! Una suerte de obsesión y cruzada: basta de pan comprado, comamos pan casero.
Este pan chato persa es super fácil. Se puede comer como pan, hacer un sandwich, hacer tostaditas finitas y sequitas, o como quieran.


Como era la primera vez, en casa simplemente lo comimos. Ahora comemos mucho pan!
Se amasa, deja levar, se le da la forma tradicional, despúes se lo baña con una pasta que se llama roomal, y luego se lo llena de semillas: de sésamo y de nigella (o ajenuz, comino negro o cebolla negra... la verdad nunca había oído hablar, no la googlie en su momento, y usé semillas alternativas: sésamo negro, amapola y chia, además del sésamo común...)
Después al horno, y pan casero!

miércoles, 19 de octubre de 2016

biscottis para el desayuno | #cookiesandkindness

La última parte del año. Como siempre, pasa volando. Más cosas para hacer que las horas del día, los días de la semana, las semanas de los meses...


Y así, para este último empujón hasta fin de año, tengo posteos en bandeja! La felicidad absoluta!
Esta semana, es el turno de #cookiesandkidness de octubre.


La receta que compartió Dorie fue breakfast biscottis, o biscottis para el desayuno: tienen avena, granola, frutas secas! De todo! Y es una buena manera de camuflar esas cosas y que las coman los chiquitos!


En casa, fueron furor entre las menores-no-comedores-de-esas-cosas. Y bueno, obviamente que entre los grandes también.


Como el mes pasado, la idea de hacer el mundo más dulce es: hornear, compartir, publicar y hashtaguear!


Y otra vez, la receta no podría ser mejor: salen muchísimos biscottis! Pero muchos muchos muchos! Así que no hay manera de no compartirlos y endulzar por todos lados.

martes, 11 de octubre de 2016

pepas de dulce de leche | día del dulce de leche 2016

Y ya estamos en octubre!
Cuando publiqué el último post, me di cuenta las pocas novedades de este blog.


Así que, con la excusa del día del dulce de leche, y otras excusas más, me pase todo el fin de semana cocinando recetas nuevas, por ende publicables.


Con esto, creo que voy a poder darme una vuelta por lo menos una vez por semana! Objetivo universal de cualquier blogger medio colgada!


Hoy, la receta en cuestión, un clásico, super fácil, y un tanto diferente si estamos acostumbrados a las pepas de panadería o de bolsita: en lugar de membrillo o batata, las infaltables de dulce de leche.


Una masita super mantecosa y suave, y ese corazón irresistible de dulce de leche.
Que torta/postre conocen que no pueda maridarse con este manjar? Nada mejor que un bizcochuelo relleno... o unos alfajorcitos, o..., o..., o...


La receta es muy fácil, salen un montón y en una lata se pueden guardar unos cuantos días.

miércoles, 5 de octubre de 2016

mini galletitas con chip | two bites one chip cookies | #cookiesandkindness

Medio que todo está pasando por instagram.
Para las recetas de todos los días es ideal. Así podemos compartir mil veces alfajores de maizena, brownies y cookies, sin repetir en el blog la misma receta una y otra vez.


Pero no hay como un blog. Las recetas ordenadas, buscador, listado, entro y encuentro lo que quiero, cuando quiero, sin tener que estar navegando un feed de 1435 fotos y 820 comentarios en cada una... y resulta que la receta está en el primero!


Pero me entero de cosas. Como el #rainydaybitescookbookclub que me hizo descubrir recetas en libros maravillosos, cantidad de tips y técnicas para la masa madre, y fotos para archivar en la retina e intentar que algún día sirvan de inspiración.


Así me crucé con esta movida: hacer del mundo un lugar más dulce, compartiendo todos los meses una receta de galletitas. La que comparte la receta es la grosa de Dorie Greenspan. El resto tenemos que hacerla y disfrutarla: compartirla en una reunión, mandarle una cajita a alguien especial, tomar el té en casa... La idea es compartir, con quien y por lo que queramos.


Cuando las tenemos listas, subirlas a las redes con los hashtags de la iniciativa, y endulzar! #cookiesandkindness #Dories_Cookies
El mes de septiembre fueron unas galletitas que ya las sumé a mi recetario de cabecera: fáciles y rendidoras! Y de tan rendidoras, les digo que las bolitas se pueden freezar, y cocinar cuando necesitemos algo dulce!


lunes, 19 de septiembre de 2016

Torta de chocolate simple y perfecta

Y algún día tenía que volver. Así como este post se demoró una eternidad, el cumpleaños en cuestión lo mismo.
Resulta que justo cayó en vacaciones de invierno, y después, con otros eventos en el medio, o simplemente por no ponerse de acuerdo, la fecha de julio se fue atrasando hasta... septiembre!


Y si, terminamos festejando un cumpleaños de julio en septiembre.
Pero si la excusa es juntarse, comer ricas pizzas y tortas, no importa tanto el día.
Como dicen por ahí, lo que vale es la intención.


Como con el blog, lo que vale es la intención de mantenerlo vivo, aunque sea sólo una vez por mes :(
Ya se que deben haber leído esto un millón de veces (si es que todavía hay alguien leyendo), pero voy a hacer mi mayor esfuerzo por pasar por acá más seguido, como corresponde.
Y no es que hayamos dejado de comer ni mucho menos.


La masa madre está vivita y coleando. Si no la vieron, no saben lo que se están perdiendo en instagram!
Y esta torta lo mismo, ya la había anticipado por ahí.


Y como todo en esta vida es a las corridas, la torta estaba lista para su evento, y la cámara no tenía batería! Así que tocaron fotos con el celular. Pero de vuelta, lo que vale es la intención!
Sin más preámbulo, les dejo la receta de esta torta ideal para las velitas!

viernes, 12 de agosto de 2016

#proyectomasamadre: mi ensayo

Estuve pensando muy seriamente escribir o no este post (?).
Mi camino hacia un buen pan con masa madre lo estoy llevando en instagram, donde me resulta mucho más fácil documentarlo, ya que no hay recetas para publicar.
Y como hago un pan por fin de semana, sería medio raro armar un post cada vez, con cada versión de lo que hago, o intento hacer.

ABRIL: masa madre día 1 ok, día 2 ok, día 3 maso, día 7 viva!
Habría que leer muchísimo para poder hacer una publicación con una receta copada de masa madre. Leer y experimentar. Ninguna de las dos cosas estoy haciendo con suficiente garra.
El experimento por ahora se limita a una vez por semana, que es lo que me da el tiempo (y los kilos de más!) para hacer. La lectura se las debo para otra vida.

29 de ABRIL: primer intento: champlain sourdough, con un montón de detalles a corregir, pero desapareció igual!
Cuando me cruzo un artículo interesante, le doy una leidita por arriba, me aburro enseguida, y vuelvo a mi teoría básica de que la masa madre, cuanto más vieja y alimentada mejor, esta más "podrida" (cariñosamente hablando), y por lo tanto más viva y activa para hacer su parte del trabajo.
Pero les recomiendo que no se queden con eso, que busquen y lean, y si tienen una veta química en sus ADNs probablemente entiendan muchísimo más que yo.
Pero Flor me convenció de escribir este "ensayo", así que ahí voy.

9 de MAYO: otra prueba, y un poco mejoramos.
Es pura y exclusivamente mi experiencia, y porque el primero no me salió igual que el último, solo Tamagochi sabe.
Tamagochi se llama mi masa madre. Los muy freaky le ponen nombre, y con toda esta locura del pokemon go, bauticé a la mía como la última realidad virtual que registro en mi haber. Mi vejez me deja en la época del Tamagochi como mascota a alimentar (aunque tengo mejores recuerdos de los Sea Monkeys), y no puedo salir de ahí.

14 de MAYO: hora de probar baguettes 100% masa madre!
Hace muchos años quise incursionar en la masa madre. La experiencia no fue del todo buena, nunca me lleve con el amasado/levado/panes, así que deje el frasco en la heladera y nunca lo volví a intentar. Ahora en mi picoteo de lectura leí que puedo revivir si quiero esa masa madre, pero me da cosa siendo tan vieja y descuidada, que prefiero seguir poniéndole fichas a Tamagochi.

21 de MAYO: masa madre toma 4: medialunas divinas, pero con problemas... a seguir intentando!
A mediados de abril, después de prometer todos los años que en invierno hago pasta y pan y en verano helado, y nunca cumplir, decidí arrancar con la masa madre. Busqué un par de fórmulas en internet, y encontré una muy básica y sin demasiadas vueltas, como para poder arrancar ese mismo día: 100 gramos de harina 000 y 100 gramos de agua.

29 de MAYO: y empezó a salir bien! Otra vez champlain sourdough casi casi impecable!
Así que agarre un frasco, la balanza y el paquete de harina, y me puse a mezclar.
Los 2 o 3 primeros días pintaba bien. Al 4to, que tiene que verse cada vez mejor, no pasaba nada, espere un par de día, y nada... Decidí meterle una cucharada de azúcar, y nada. Igual, la seguía alimentando... en el transcurso de esos días leí también que podía demorar hasta 20/30 días en activarse bien. Así que más o menos iba por el 8vo día cuando leía que el centeno o la harina integral agarran mucho mejor.

De tanto tirar masa madre, empecé a investigar y encontré una receta para hacer pizza con masa madre de "descarte"...
Y ya que estaba en el baile, me compré un libro!
Y le cambié el alimento. Al otro día me crucé con un nuevo artículo, que decía que esas harinas agarraban mejor, pero que había que continuar con la fórmula con la que uno había arrancado. Así que volví a la harina blanca.
Y así pasaron como 10 o 15 días, y me pareció que estaba lo suficientemente burbujeante como para pasar a la fase heladera, y a partir de ahí empecé a probar panes.

12 de JUNIO: seguimos probando baguettes, y aprovechando mi libro nuevo!
Empecé a seguir a Trevor, un panadero super pro, que acababa de empezar un blog, y me decidí por una de sus recetas. Hasta le inventé un hashtag que ahora también usa él! #champlainsourdough
Emocionadísima hice mi primer pan, lo metí en el horno, lo corte, no era lo que esperaba, y me lo devoré igual. A partir de ahí necesite hacer un pan por fin de semana!

19 de JUNIO: aumenté la hidratación, y no la pude manejar.
Igualmente salieron unos panes impresionantes, receta de Maurizio!
Le escribí a Trevor, me contesto, tome su respuesta sin entender demasiado de la parte teórica (eso por no leer!), y seguí.
A todo esto, este y otros panaderos caseros empezaron a ser furor en instagram. Y así, para el tercer o cuarto pan, llego el turno de Mateo. El me dio la receta ideal para una masa madre ni fu ni fa... la mía en este caso.

26 de JUNIO: volvemos a agarrar el libro, salió una maravilla!
Usé su técnica, y el pan siguiente salió considerablemente mejor que los anteriores.
Seguíamos avanzando, y me cebe! Pase a las baguettes y a las medialunas! Pero el reto era todo con masa madre, sin nada de levadura.
Así fue como que esta nueva experiencia no fue 100% satisfactoria. Las baguettes iban por buen camino. Las medialunas fueron absolutamente decepcionantes, a pesar de que tenían un hojaldrado impecable.

4 de JULIO: baguette y ciabattas, porque llovía y una sola receta me parecía poco!
Para esta altura fue cuando comencé a tratar la masa madre con la técnica de Mateo, adaptada a mis tiempos y a la manera en que a mí me reaccionaba, y no a usarla según la receta.
Volví a los panes. Seguí probando baguettes, agregué al repertorio ciabattas, pan lactal, pan de molde, pizzas... Y me siguen quedando pendientes las medialunas, que por el sabor que tenían se merecen otra oportunidad, y las bagels.

10 de JULIO: las recetas ideales para cuando el tiempo apremia, prácticamente se hace solas,
y desaparecen las excusas para comprar pan en el super! Pan blanco de Dana, pan negro de Ramón.
Si quieren incursionar en la masa madre, les dejo mis conclusiones como orientación. Es mi experiencia, y a no ser que se lean la vida, y entiendan todo sobre bacterias, gluten, levado y bla, bla, bla, tendrán que tirarse a la pileta, mezclar harina y agua, y empezar a probar!

18 de JULIO: la masa madre no es amiga de las corridas. Un pan hecho a las apuradas
y sin demasiada paciencia=una tortilla, rica, pero una tortilla al fin.
24 de JULIO: volvimos al buen camino, con un super pan con cerveza, riquísimo, de Eric.
Conclusiones:
-Cuando la masa madre les sonría y les explote de burbujas en la cara, perfeccionen la técnica del alimentado pre fórmula de pan a probar que mejor les funcione. Generalmente las recetas les van a decir x gramos de masa madre alimentada con x de agua y x de harina. A mi me funciona 2 días antes hacer la técnica de Mateo: 25 gramos de masa madre, 100 gramos de harina 000 y 100 gramos de agua, dejar fuera de la heladera.
Retirar 2 o 3 veces por día una porción generosa (2/3 cucharadas) y mezclar con 25 gramos de harina y 25 gramos de agua. La noche anterior a usarla en una masa, alimentarla 1:2:2; esto significa 1 parte de masa madre, 2 de agua, 2 de harina. Cuanto de cada uno va a depender de la receta. Por ejemplo, si la receta pide 120 gramos de masa madre, mezclo 25 gramos de masa madre, 50 gramos de harina, 50 gramos de agua: total de 125 gramos, justo lo que pedía la receta en cuestión.
Esta es la técnica que me está dando buenos resultados a mí. Probablemente encuentren la ideal para sus tamagochis con prueba y error.

28 de JULIO: un poco más que harina, agua y sal: pan lactal con masa madre. Una buena experiencia.
-Ahora que es invierno, cuanto más dejo el pan listo para hornear esperando (sin hacer caso de los tiempos reales que pide la receta) me da mejores resultados. Estoy esperando que llegue el calor para ver si es solo la temperatura o es mi masa madre de principiante. Otra vez, si creen entender la magia más allá de la receta, lean. Hay formas de saber si el gluten esta lo suficientemente desarrollado, si lo estamos dejando levar de más o de menos... La verdad que entrar tan profundamente en esos temas no es mi intención, así que sigo probando panes y tiempos de oído nomás.

6 de AGOSTO: el pan de mesa fácil y sin excusas. La receta de Dana, con mi versión al final del post.
-Mi horno a gas casero recontra normal, que para hacer una torta a temperatura media, lo tengo que precalentar de entrada a mínimo, y olvidarme de poder manipular la temperatura, para los panes tiene que estar a las chapas! Precalentado unos 40 minutos antes de meter el pan, con la asadera en donde lo voy a cocinar precalentando también. Una de las maravilla de estos chicos de instagram es como lo cocinan: en una olla de fundición, tapado la mitad del tiempo, destapado la otra mitad. Precalentar la olla tapada, genera vapor en el interior, sin necesidad de hacer baño María en el horno. Me encanta esta técnica, pero no tengo la olla. Mi solución: una asadera, una más chica adentro, y de tapa un molde para torta media esfera. También podría ser una olla sin manijas de baquelita, pero no tengo, así que me quedo con la tortera media esfera.

7 de AGOSTO: de vuelta a probar el primer pan, como para comparar! Felicidad de ir por buen camino!
-Mi mayor problema con los panes por lo general siempre fue el amasado. La otra genialidad de estos personajes instagrameros es la técnica: no amasan. Doblan y pliegan, según diferentes teorías de cuantas veces y cada cuanto tiempo. Yo le dedico un día más o menos al armado de un pan... Durante ese día, cuando tengo tiempo, todas las veces que pueda, la doble/pliego. Inclusive cuando la receta dice que no hace falta, en el transcurso del día, por lo menos lo hago 4 veces cuando estoy en casa. El resto del tiempo, no me preocupo mucho, más que nada por el frío. Estoy esperando el verano para ver que pasa con todas estas conclusiones!

Mismo pan, 3 1/2 meses de diferencia. A seguir probando y mejorando!
No tengo mucho más sobre que y como hacer con la masa madre. Simplemente que la hagan y prueben. Y van a ir encontrando que quiere y como lo quiere sus propios tamagochis. Y a partir de ahí es probar recetas, técnicas, panes...

*Para ninguno de estos panes usé utensilios especiales. Horno común, una panera y un liencillo para dejar descansar y levar, una hojita de afeitar para los cortes, y mi tapa para horno inventada.