domingo, 29 de marzo de 2015

vainillas caseras | deliciosa simplicidad

A veces nos perdemos de preparar en la cocina algunas de las preparaciones más ricas y fáciles de hacer caseras. Quizás es porque nos parecen recetas tan básicas que las pasamos por alto.


Y esas suelen ser las mezclas más mágicas de la cocina: pasar de 4 ingredientes que parece que no alcanzan ni para chuparse el dedo, a batir, duplicar, mezclar y crear una espuma de lo más dulce y aromática.


Pero la verdad es que, con los ingredientes más normales y un rato, salen los manjares más deliciosos, rápidos y con aroma a hecho en casa que podemos imaginar.


Ese es el caso de las vainillas caseras, que con un poco de paciencia en el batido, unos pocos ingredientes, y unos minutos de horno, perfuman la casa y nos ofrecen una merienda riquísima para una tarde soleada de pre otoño ideal.


Entonces, si el reloj nos corre, la hora de merendar se acerca, y sólo encontramos lo básico en la alacena, es el momento ideal para hacer maravillas en la cocina.



Vainillas caseras (aproximadamente 40 vainillas de 10 cm)
Ingredientes:
3 yemas
75 gramos de azúcar
3 claras
1 cucharadita de esencia de vainilla (mejor calidad, más sabrosas las vainillas)
50 gramos de azúcar impalpable
75 gramos de harina
Azúcar impalpable para espolvorear

Preparación:
1. Precalentar el horno a medio (180° C). Preparar una manga grande con la boquilla más grande que tengan; preferentemente lisa, pero puede ser rizada porque en la cocción las marcas desaparecen. Dibujar en papel manteca lineas del largo de vainillas deseadas (yo las hice de 10 cm), separadas entre sí, para usar como guía para trazar las masitas. Colocar el papel manteca en un aplaca para horno, con las rayas para abajo.
2. Batir las yemas con el azúcar a punto cinta, es decir a blanco, hasta que espesen. Reservar.
3. Batir las claras hasta que comiencen a espumar. Agregar gradualmente el azúcar impalpable y batir hasta conseguir un merengue firme.
4. Incorporar, con movimientos envolventes, las yemas y la esencia a las claras. Utilizar pocos movimientos grandes.
5. Por último, agregar la harina, también con movimientos envolventes y la menos cantidad posible, para que la preparación no se baje.
6. Colocar la mezcla en la manga y trazar líneas sobre las guías dibujadas en el reverso del papel manteca.
7. Espolvorear la superficie de las masitas con azúcar impalpable y un colador.
8. Cocinar en el horno precalentado aproximadamente 10 minutos, dando vuelta a los 8 minutos si el horno cocina más de adelante que de atrás o viceversa. Deben estar doradas en los bordes, pero no demasiado en la parte superior.
9. Retirar y dejar enfriar en el papel, luego retirar con una espátula.

8 comentarios:

  1. Livianas y riquísimas!!! son como espuma dulce... café y estas vainillas caseras... un manjar!!!

    ResponderEliminar
  2. Cuan cierto es eso de que a veces nos enganchamos con recetas un poco ¨sofisticadas¨ o complicadas que nos olvidamos de lo simple y clásico. Me encantan las vainillas, pero ahora hace un montón que no las hago en casa porque las caseras son mucho más livianas y ricas -cuándo no- que las industriales y me las ¨sampo¨ en unos minutos! jaaj
    Las que hiciste se ven perfectas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal cual! queremos inventar la pólvora! jajaja cuando en 5 minutos podemos batir huevos y hacer vainillas! Pero... imposible q duren! 40 vainillas caseras duraron menos de 1/3 de tiempo de lo q dura un paquete de 12!!!

      Eliminar
  3. Pues bien fáciles y ricas que son!! Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Faciles y muy ricas! No vale la pena no hacerlas!

      Eliminar
  4. Tengo un molde de vainillas en casa que no use JAMAS! Creo que hasta esta oxidado. Se vienen vainillas pronto!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El problema de las vainillas,como dice Pili, es lo livianas y ricas q son... por 2 de paquete te comes 10 de estas! Pero con molde no hay excusa! A mi me da fiaca el tema de la manga...

      Eliminar
  5. Tienes razón los sencillo aveces no le damos tanta importancia y mira que sensacional volver a ello, seguro que saben maravillosamente bien, ligeras y para acompañar un buen chocolate a la taza perfectas.
    Un besito

    ResponderEliminar